Toda la actividad después del cursillo, se conoce como el  “cuarto día”. Durante este tiempo, la perseverancia es muy importante. En el Movimiento de Cursillos el espíritu comunitario continúa, después de los tres días, a través de las Reuniones de Grupo y las Ultreyas. Reuniones de pequeños grupos de amigos se facilitan y promueven con el fin de que se animen mutuamente para un crecimiento espiritual y para el apostolado cristiano.