• Los que estén en condiciones psicológicas o emocionales anormales.
  • Los que llevan una vida moral desordenada
  • Los que por algún motivo no pueden recibir la Eucaristía. (Estos son lineamientos en la Arquidiócesis de los Ángeles, en otras diócesis, consulta los dirigentes locales).