¿Estas buscando y no sabes qué? ¿Necesitas más en tu vida? ¿Algo con verdadero sentido, algo significativo, diferente a lo superficial, materialista y que solo te deja vacío, de lo que vives hoy día? ¿Te haces preguntas relacionadas con Dios en tu vida? ¿Está Dios en tu diario vivir?

Vivir un Cursillo de Cristiandad puede ser la respuesta.

Si estas interesado, comunícate con la mesa de Precursillo 

¿Podrá el cristianismo penetrar las diferentes áreas de la vida seglar? ¿Podrá vivir en ella? ¿Podrá crecer en ella? ¿Podrá transformar el mundo de una manera más fructífera que en el pasado y de acuerdo con nuestro tiempo? El Movimiento de Cursillos de Cristiandad Cree que sí. No propone ninguna clase de espiritualidad nueva, sino simplemente un método por medio del cual la espiritualidad individual puede desarrollarse, vivirse y compartirse en cualquier área humana donde haya cristianos dispuestos a dedicar sus vidas a Dios de una manera progresiva.
El método se introduce por medio de un pequeño e intensivo curso.

  • Los que estén en condiciones psicológicas o emocionales anormales.
  • Los que llevan una vida moral desordenada
  • Los que por algún motivo no pueden recibir la Eucaristía. (Estos son lineamientos en la Arquidiócesis de los Ángeles, en otras diócesis, consulta los dirigentes locales). 

windowsEn español, cursillo significa curso corto o pequeño. Un Cursillo de Cristiandad comienza generalmente el jueves por la noche y termina tres días después, en la tarde del domingo. Durante esos tres días, los asistentes viven y trabajan juntos escuchando “rollos” presentados por sacerdotes y seglares. También participan de la Santa Misa y oran juntos.

Toda la actividad después del cursillo, se conoce como el  “cuarto día”. Durante este tiempo, la perseverancia es muy importante. En el Movimiento de Cursillos el espíritu comunitario continúa, después de los tres días, a través de las Reuniones de Grupo y las Ultreyas. Reuniones de pequeños grupos de amigos se facilitan y promueven con el fin de que se animen mutuamente para un crecimiento espiritual y para el apostolado cristiano.

  • Los que tengan personalidad profunda y control de si, que sean capaces de hacer sus propias decisiones. Que sean maduros, libres y responsables.
  • Los que tengan condiciones de líder y sobre todo que deseen avanzar, pero no solos. Que estén dispuestos a vivir en y para la comunidad.
  • Los que tengan circunstancia limpia o limpiable, “madera de Santos, aunque aparentemente tengan pasta de demonio” “Cara de malo, pero de buen corazón”
  • El católico ordinario que busca vivir su fe lo mejor que se pueda.
  • Quien pueda recibir y participar de los Sacramentos de la Iglesia.

Recuerda entregar las aplicaciones a tiempo a la Mesa de precursillotit 

Teléfono: (562) 929-3850  Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.