Imprimir 

"Al igual que la sal se mezcla con el agua, nuestra religión ha de mezclarse con nuestra vida a tal punto que sea imposible separarla. Y si compartimos con alguien parte de nuestra vida, tenemos por fuerza que reflejar nuestra religión."

Testimonio de un cursillista.