Los Cursillos de Cristiandad tuvieron su origen en la Isla de Mallorca, España, en la década de los cuarenta.En cincuenta años, se han ya extendido y establecido en los cinco continentes del mundo. Los Cursillos de Cristiandad son un movimiento de renovación cristiana de la Iglesia Católica. El cual mediante un método propio, posibilita la vivencia y la convivencia de lo fundamental cristiano en orden a crear núcleos de cristianos que vayan fermentando de Evangelio los ambientes, ayudando a descubrir y a realizar la vocación personal con respeto de la misma.

El Cursillo (curso pequeño de Cristiandad) en sí, es una experiencia que empieza el jueves por la noche y termina el domingo por la tarde. Es un encuentro consigo mismo, con Dios y la comunidad. Se puede vivir solo una vez en la vida, y por lo tanto, no es substituto a un retiro o experiencia de reflexión personal. La finalidad del Movimiento de Cursillos de Cristiandad es por lo tanto, la evangelización de los ambientes a través de la evangelización individual de los dirigentes.